13 noviembre 2010

Cinta Antigravedad - // Tested //

Hace unos meses comenté en el Blog sobre el uso de las cintas antigravedad por parte de algunos atletas americanos.

Ahora ya puedo hablar en primera persona de ellas porque esta semana pude probar una en el estupendo centro deportivo Norte Real gracias a Alter-G Ibérica. Estuve corriendo a distintas velocidades y con distintas configuraciones anti-gravedad y la experiencia fue muy satisfactoria.

Me reafirmo en todo lo comentado y veo tres aplicaciones concretas para el rendimiento deportivo, aparte de los usos potenciales a nivel hospitalario para trastornos físicos graves:

1) Recuperación de lesiones: Trabajando con reducciones de gravedad superiores al 25% el impacto se reduce de manera drástica. Se puede llegar a acumular kilómetros sin problemas con lesiones como fracturas de estrés, etc., lo que te permite seguir trabajando cardiovascularmente y sin modicar los patrones de movimiento de la carrera a pie (vs otras actividades físicas alternativas). Y si se hace correctamente también acelerar el proceso de recuperación seguramente. Creo que los beneficios en este caso son absolutamente evidentes.

2) Aumento de volumen del entrenamiento reduciendo la carga muscular: Con reducciones de gravedad de entre el 10% y el 25% el impacto de reduce pero la sensación de carrera prácticamente se mantiene. Yo estuve corriendo un buen rato por debajo de 3:10 p/km sin mayores problemas, creo que este uso sería estupendo para doblar sesiones en el mismo día o para simplemente subir el kilometraje semanal limitando el desgaste muscular o el riesgo de lesiones.

3) Trabajo a intensidades superiores al ritmo-competición: El modelo premium de la marca te permite trabajar también a ritmos superiores al de competición por períodos prolongados. Parece una aplicación interesante a priori pero sinceramente en este caso me faltan datos de uso en primera persona para poder concluir algo sobre la transferencia potencial de estos estímulos para conseguir mejoras reales en el rendimiento máximo en condiciones normales de competición, así que no me atrevo a hablar de manera tajante.


En definitiva, creo que es una herramienta que puede ser muy útil para complementar el entrenamiento de carrera a pie. Para centros deportivos por descontado y quizás también en algún caso para el usuario final. Yo ya estoy haciendo números para comprarme una, de momento no me salen pero quizás en el futuro... ;-)

Si queréis más información sobre este producto Antonio Alix publicará un artículo en el próximo número de Runner's World o podéis contactar directamente a Alter-G Ibérica en: alterg.iberica@gmail.com

Saludos.

1 comentario:

  1. Debe ser bastante extraño la sensación que produce en tus piernas.
    A ver si gebre se compra una y se recupera para Londres, aunque también después de todo lo que ha logrado lo puede hacer tranquilamente

    ResponderEliminar