01 enero 2009

Bufff, después de este artículo ya puedo morirme tranquilo...

Lo acabo de leer en marca.com y todavía tengo la piel de gallina...

Pablo Vega, un humanista convertido en atleta

Estoy emocionado y un poco abrumado por todo esto y la repercusión de la San Silvestre. Si lo analizamos de manera racional creo que es excesivo, pero no queda otra que disfrutarlo.

Mi agradecimiento eterno para Raúl Gil.

7 comentarios:

  1. Un buen artículo para una magnífica persona y un gran corredor popular. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. anónimo Sánchez2 de enero de 2009, 6:59

    Es lo que te toca. Mirártelo desde fuera. Pero todo los comentarios que estamos haciendo son la consecuencia de tus escritos y opiniones; y los de aquellos que te conocen, de tu forma de ser que los demás intuímos.
    Felicidades!!

    Y encima hemos descubierto el blog de Garabitas!

    ResponderEliminar
  3. Fantástico el artículo sobre un gran corredor y persona que eres. Enhorabuena por todo.
    Ciao y felices entrenos.

    ResponderEliminar
  4. Y yo te oí también por la radio. Felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ugo, digo Pablo, muy buenas.

    No sé si alguna vez había escrito algo en tu blog, aunque sí he pasado a dar un vistazo de vez en cuando.

    Solo quiero darte la enhorabuena, te parecerá extraño, no nos conocemos más que de haberte leido mucho en elatleta.com, algo por aquí y de haber coincidido un par de veces en la carrera del Paris, pero cuando ayer me enteré de que habías ganado la Sansilvestre popular me alegré mucho, pero mucho de verdad, lo viví como el éxito de alguien muy cercano.

    Lo dicho, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  6. Nada de lo que se comenta en el articulo es excesivo Pablo, simplemente plasma la pura realidad y tu triunfo es un triunfo merecido tras muchas horas de duro entreno.
    Por cierto..que tal estas de tus dolencias en el pie? vuelves al ruedo y con fuerzas asi que espero que todo sea ya agua pasada.

    FELIZ AÑO :-)

    ResponderEliminar
  7. Debes de estar flotando en una nube, no solo por lo que has ganado, sino por ver el respeto y admiración de la gente de este deporte, empezando por tus rivales.

    ResponderEliminar